top of page

7 datos curiosos que no sabes sobre mí.

Te doy la bienvenida a mi blog Perspicaz.


Hola, mi nombre es María Alejandra Anchía Valverde, pero al ser un nombre tan largo, dejémoslo en Ale. Soy comunicadora de profesión y de vocación, desde niña mi mamá me cuenta que siempre hablaba, lideraba y tenía un carácter determinante. Estoy casada con un hombre maravilloso, Andrés y tenemos dos hijos felices, inquietos y activos; Felipe y Arturo.


Para darte la bienvenida a mi blog Perspicaz, quiero contarte 7 datos curiosos de mí.


1. Tengo tres hermanas y tres hermanos. ¡Soy la quinta!


Mi familia es enorme, soy la quinta de siete hermanos. Lo más extraño de todo, es que cuando tenía como tres años, mi mamá pedía a Dios por otro niño, ya que solo tenía uno, y bueno, ¡deseo concedido! ,nacieron mis hermanos menores, que son gemelos. Además, tengo diez sobrinos, que van desde los 21 a los 2 años. ¡Es precioso tenerlos!




2. Estudié Educación Especial antes de sacar mi carrera de Relaciones Públicas.


En aquellos tiempos, trabajé como teacher de natación para niños y niñas, en una academia que mi hermana mayor y mi cuñado hicieron, ambos nadadores profesionales. Tenía tan solo 17 años y recibí varios niños con discapacidades físicas y cognitivas, eso me inspiró a estudiar Educación Especial, no lo terminé, pero aprendí muchísimo, aprendí un poco de LESCO también y sigo apasionada por la educación y más, la especial.


3. Amo bailar y amo la música latina.

Mi papá era músico organista y su género musical era el latino, principalmente. Crecí escuchando música latina toda mi infancia y adolescencia. Mis hermanas mayores escuchaban desde Chayanne hasta Lucero, mi papá desde La Sonora Santanera hasta Mantovanni, mis hermanos hombres súper salseros y una de mis hermanas súper rockera.

Adolescente era típico encontrarme a mis papás en las noches, tomándose sus traguitos y bailando juntos. Y, lo que es la vida, me casé con un músico -cero latino- y mis hijos van por ese camino.

Por unos meses bailé jazz funk, cumplí el sueño frustrado, pero principalmente, amo bailar salsa.

4. ¡Me puedo cambiar de ropa hasta seis veces al día!


Literalmente este es un dato curioso e insignificante, ¡pero al fin y al cabo de eso se trata este espacio!. Por mi trabajo y realidad de madre tengo varios sombreros durante el día. Si tengo una conferencia virtual, me pongo una vestimenta. Si tengo solo trabajo de oficina, me pongo más cómoda. Si debo ir por los chicos, me cambio porque hace calor. Si debo salir a visitar a un cliente, ¡me pongo los tacones! Si debo ir a clases de fut, los cambio por tennis. ¡Y todo esto, EN UN DÍA!


5. ¡El 2020 me quitó todo!


Hace tres años vivimos el peor momento de la vida. Vendimos pertenencias, pedimos posada, la crisis económica llegó a su peor momento.


Perdí casi 10 kilos por depresión y bueno... como un águila salimos, resurgimos y gracias a esto, he aprendido las mejores lecciones de mi vida.


¡Pronto hablaré más al respecto! Contáme si querés saber más de esta historia.




6. ¡No tuve luna de miel!


Este si es un vacilón. Me comprometí con mi esposo el 17 de Mayo del 2015, nos íbamos a casar en febrero del 2016 y ooops... ¡se nos adelantó nuestro primer bebé!, así que nos casamos en diciembre porque ya moría por vivir con mi esposo. Teníamos un viaje planeado lindísimo en un crucero, y en esos tiempos estaba el virus del Zika, por lo que las embarazadas no podían ir a ciertos países... Buuuu... Así que, ¿quién quiere cuidarnos a los chicos? Porque hay una luna de miel pendiente.


7. AMO las vacas. Me dan paz, me liberan. Me escapo cada vez que puedo a verlas.


Si bien es cierto, amo los perros y los monos, pero las vacas ufff, ¡las requete amo!


Mi lugar favorito es la pradera, la montaña. Cada vez que puedo me escapo a mis lugares favoritos de Costa Rica para respirar aire puro, caminar con mis chicos y disfrutar la naturaleza. Pero, las vacas tienen algo que me fascina, combinan perfecto con el verde, son pausadas, calmadas, enormes, nobles. Me transmiten mucha calma y me encanta verlas comer, jaja.


Mis hijos siempre me dicen: ¡mami, vea una vaca! Y yo, de inmediato sonrío.




Me encantó escribir este blog, contáme qué te pareció.


Te mando un abrazo sincero, Ale.

533 visualizaciones13 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

13 comentários


Lucia Chaverri
Lucia Chaverri
20 de abr. de 2023

Me encanto su blog. De verdad, me entretuve y me vi reflejada en su historia. Espero la próxima entrega.

Curtir
Ale Anchía
Ale Anchía
25 de abr. de 2023
Respondendo a

¡Gracias, Luci! Me encanta que lo hayas disfrutado, ¡un gran abrazo!

Curtir

German Artavia
German Artavia
19 de abr. de 2023

Hola Ale, chivísima, pienso que si uno conoce estos tipos de detalles que marcan mucho nuestras vidas de la gente que nos rodea, seríamos más empatices y podríamos conectar más. Gracias por compartir. .

Curtir
Ale Anchía
Ale Anchía
25 de abr. de 2023
Respondendo a

Así, es German, ¡gracias por leerlo y por tu empatía de siempre! Un abrazo.

Curtir

Miguel Salazar
Miguel Salazar
18 de abr. de 2023

Que lindo Blog Ale, super auténtica, y me parece que muchos fácilmente se identifican con tu historia, todos tenemos problemas, a veces parecen imposibles de resolver, pero es un alivio ver qué ya han habido personas que han salido adelante a pesar de los

Curtir
Ale Anchía
Ale Anchía
25 de abr. de 2023
Respondendo a

¡Qué bonito comentario! Agradezco mucho que hayas tomado el tiempo de leerme. Un abrazo.

Curtir

Buenísimo el blog. Ya conozco un poco la historia del 2020, pero si deberías contarla por que es inspiradora.

Curtir
Ale Anchía
Ale Anchía
19 de abr. de 2023
Respondendo a

¡Muchas gracias, Fabio! Estoy reflexionando mucho sobre cómo y para qué contar esa gran historia que llevo muy marcada y me ha servido mucho, así que ¡claro que está en mi lista! Un abrazo. Ale.

Curtir

Necesitarías 4 notas más si hablas de los primos 🤣🤣. Me encanta la dinámica

Curtir
Ale Anchía
Ale Anchía
19 de abr. de 2023
Respondendo a

Te juro que al final de esa oración iba a poner: Y ni contar de mis 24 primos, ni siquiera sé cuantos primos segundos tengo. Jajaja. Un abrazo, gracias por leerme.

Curtir
bottom of page